Ku Yu Cheung, el Tigre del Norte

grz

Gu Ruzhang 顾汝章

Trate de nombrar a las leyendas del kung fu del Siglo XX. Si usted practica desde hace varios años, o bien si le gusta leer sobre las artes marciales chinas, sin duda podrá nombrar unos cuantos Maestros que vivieron en ese siglo, y cuyas vidas han marcado a la presente generación de practicantes. Algunos de sus alumnos aún viven, y son considerados hoy leyendas vivientes, testigos de una época difícilmente emulable en la actualidad.

Sin duda le habrán venido a la mente nombres como Huo Yuan Chia, Yang Chen Fu, Sun Lu Tang, Chen Ting Hua, Chen Man Ching…sus nombres pueblan los libros de Wushu. Sus vidas nos inspiran.
Probablemente le vendrá a la mente también, ese maestro que aparece en varias fotos, realizando proezas atribuidas al Chi Kung Marcial y a la Palma de Hierro. Ese Maestro, cuyo nombre es Ku Yu Cheung (Gu Ruzhang), se distingue del resto de figuras, por ser el Maestro que mantuvo en alto el prestigio de las Artes de Shaolin, en un Siglo en el que los referentes más destacados y respetados del Wushu eran en su mayoría, representantes de estilos internos como Taijiquan, Hsing Yi y Bagua. Ciertamente con el creciente prestigio de las artes internas, pocos pudieron pasar la prueba de idoneidad con la fuerza de este Gran Maestro de la Palma de hierro, depositario del Arte del Monasterio de Shaolin mantenido con vida durante tres generaciones por la Familia YIM (Yan) de Shangdong.
Si hay algo por lo cual merece destacarse la figura del Gran Maestro Ku Yu Cheung , es por haber reivindicado el arte de Shaolin en una época plagada por Maestros del estilo interno, logró labrarse una fama en todo el territorio, ocupando puestos destacados en Institutos que hoy son parte de la Historia Marcial de China, y convirtiéndose en un referente del más puro y auténtico Boxeo Shaolin hasta hoy, en todo el mundo.

Se le reconoce también en la comunidad marcial, como un exponente que puso en un lugar de privilegio a los estilos norteños de kung fu, en el sur de China.

Quién no conoce hoy a Ku Yu Cheung? Y al mismo tiempo, quién conoce bien su historia?

Para todos aquellos que han visto sus fotos pero no conocen su vida, va este trabajo, producto de un considerable tiempo de investigación en mi familia marcial y de fuentes recogidas en los lugares donde el Gran Maestro del SHAOLIN NORTEÑO dio sus pasos.

 

 

Origenes del Linaje del Bak Siu Lam

 

Podemos llegar en nuestra búsqueda de los orígenes de nuestro estilo, al final de la Dinastía MING, (siglo XVII). Esto no es poco, teniendo en cuenta que hoy en día , la mayoría de los estilos que existen son de ese siglo o posteriores. El Emperador permitió que el Abad Chiu Jin enseñar el boxeo de Shaolin a los laicos. Esto produjo una revolución en el desarrollo del Shaolin Chuan.

Gu2

La famosa fotografía tomada en los años 30 del siglo pasado, donde Ku Yu Cheung posa luego de haber demostrado el poder de su famosa Palma de Hierro. Su arte sobrevive hoy en todo el mundo!

 

Nace Ku Yu Cheung

La Familia de Ku Lei Chi tuvo dos hijos y una niña. Uno de ellos nuestro Gran Maestro y su hermano varón se llamó Gu Yu Man.

Ku Yu Cheung nació en 1894 (algunas fuentes citan el 25 de Julio), en la Villa de Funing, en Jiangsu. Era el segundo de tres hermanos, siendo el mayor varón, y la menor una niña. Su padre, Ku Lei Chi, dirigía una pequeña Empresa de Escolta de Caravanas, trabajo bastante común para un Artista Marcial como era.

En esos tiempos no era tan seguro transportar mercaderías a lo largo del país. De manera que Ku como tantos otros, contrataba varios importantes boxeadores para formar su Empresa y así brindar seguridad a comerciantes, funcionarios, etc.

En esos tiempos la educación escolar no era algo al alcance de cualquiera. De todas maneras, el niño Ku Yu Cheung logró terminar al menos, el primer año de su enseñanza básica.

Las primeras enseñanzas marciales las recibió de su padre, quien lo introdujera en el Tam Tui y el Cha Chuan, que eran sus especialidades. Esto ocurrió en 1902, cuando KYC tenía 8 años de edad. De ese modo Ku Yu Cheung desarrolló gracias a su padre una fuerte base para su Kung fu.

 

(Usted podrá leer toda la historia detallada de Gu Ruzhang en el próximo libro a publicarse este año 2018, del profesor Horacio Di Renzo)

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Bruce Lee Vs Shaolin Norte (II)

 

bl3

El estudio de Bruce Lee estaba en un primer piso al frente. A las 18 hs el grupo llegó a la puerta del Estudio.
En el mismo estaban Bruce Lee, su amigo James Lee y Linda Lee (esposa de Bruce), embarazada de Brandon. Al fondo del salón había otro amigo, George Lee, quien llevaba entre sus cosas un revolver que james había llevado “por si las cosas se ponían demasiado pesadas”…
Jimmy Lee les abrió la puerta. Bruce escribía en un pizarrón, demostrando que no estaba inquieto, y los hizo esperar.
Imaginen por un momento la escena: Bruce escribiendo, Jimmy y Linda esperando en silencio, y los visitantes con el retador caminando silenciosamente por el Kwon…sin contar el amigo al fondo – detrás de una puerta entornada – portando un arma.
Cuando Bruce estuvo listo, habló un poco al grupo y luego David Chin explicó a todos el motivo del evento. Acto seguido GongTao Keung tomó la palabra explicando que la pelea era simplemente para determinar el nivel de ambos. Bruce insistió en que debía haber un veredicto de quién habría vencido y quien perdido. Como la conversación fue en cantonés, hay varias versiones que difieren sobre qué se concertó realmente.

Cuando terminó el momento de hablar, Lee se apersonó en el centro del salón y le pidió a Wong que se le uniera. Se hizo un gesto para un saludo y Wong se inclinó ante Lee, quien había extendido sus manos. En lo que acaso fue un error de interpretación, Lee retrajo una mano y golpeó arriba de los ojos a Wong.
Wong interpretó ese gesto como una muestra de lo que realmente estaba en juego, al menos para Bruce Lee. Lo tomó como una muestra de que dicha pelea sería utilizada para promocionar a uno o al otro. De paso, según cuentan, pudo notar que Bruce no tenía una postura Ma Pu demasiado firme.

Fuera como fuera, había comenzado el combate.

En unos segundos, Lee envió una patada baja para acortar distancia, luego de lo cual arremetió con sus famosos puños encadenados típicos del Wing Chun.
Algunos testigos dijeron que Lee tiraba puños cerrados y también dedos a los ojos – lo cual ya había advertido que haría cuando discutieron las reglas.
Lo que contaron los testigos fue que la lucha fue muy cambiante, a gran velocidad y con mucho movimiento – desplazamiento – de un lado al otro del salón. Wong llegó a la cabeza y al pecho de Lee, y lo mismo hizo Lee. Ambo recibieron, Lee no paraba de atacar no importa lo que pasara, con patadas bajas y puños en cadena.
A esta altura hay un punto a debatir. Para los acompañantes de Lee, Wong literalmente “dio la espalda a Lee y salió corriendo”. Para los compañeros de Wong, éste evadía en ángulo para evitar los ataques en cadena, y contraatacaba.
Dos versiones bastante distintas del mismo hecho, pero era de esperarse.
Otra diferencia es sobre las patadas de Lee. Los compañeros de Bruce insisten que eran patadas a la pierna, mientras que los testigos de Wong dicen enfáticamente que los intentos eran “ a los genitales”.
En lo que todos coinciden es en el temperamento de lucha de ambos. Lee atacaba sin parar, como furioso. Wong defendía suavemente y entraba sin dispersar energía.
(a todo esto, hay infinidad de testimonios de distintas épocas – todos de gente muy afín al pequeño dragón – que colocan a Bruce Lee como alguien que odiaba que lo tocaran en combate, y que siempre respondía como enloquecido hasta que vencía). Esta pelea concuerda plenamente con estos argumentos.
Muchos años más tarde de esta pelea, Wong mismo sería quien dijera “él realmente me quería matar” ( lease “matar” metafóricamente). Incluso durante la lucha, consideró por algún momento abandonar la etiqueta y devolver a Lee en su propio estilo, sin límites, pero eso no sucedió.
Lo que está claro es que Bruce había creído que la pelea sería definida en pocos segundos, y como eso no pudo ser, se enfureció.
El momento más fuerte – según algunos testigos – ocurrió cuando Wong usó su mano izquierda para bloquear a Lee, y mientras se iba a un costado, envió un Pi Chuan (golpe como hacha) a su nuca.  Como Wong usaba muñequeras con tachas, esto causó que Lee sangrara.
Los testigos de Wong afirman todos que en ese momento Wong lo tomó de la cabeza y se dispuso a golpearlo de nuevo, pero desistió.
Esto fue interpretado así, pero Bruce pensó que se había soltado de la presa de cabeza por su propio mérito.
Lo que le quedó claro más tarde a Wong, fue que esos momentos en los que decidió no atacar – y lastimar – a Bruce fueron determinantes y fueron un error, porque Lee no pararía hasta dejarlo bien vencido.
Aquí ocurre el momento más discutido: en un momento de ataques encadenados de Bruce, Wong dice haberse resbalado con un desinvel del suelo, cayendo hacia atrás. Lee aprovecha y se lanza como un tigre pero Wong lo para con su pierna desde el suelo, quedando Bruce atacando sin llegar demasiado fuerte al cuerpo.
La otra versión es obviamente, que Lee derribó a Wong y le pegó cuando estaba en el suelo. Pero la mayoría de los testigos de la pelea dijeron que Wong se había resbalado, o bien por un desnivel, o bien porque había transpiración en el suelo.
Luego de ese intercambio, se les acercaron los referees y los separaron.
– ¡Ya es suficiente, suficiente! – gritaron
– ¡Admití que perdiste!! ¡decilo! – gritaba Lee furioso.

La decisión de separar a ambos contendientes fue interpretada por ambos bandos de manera opuesta. Para los afines a Wong, se veía que la pelea se iba a poner mucho peor y decidieron parar para evitar que alguno de los dos saliera seriamente lastimado.
Para Bruce, lo separaron para que él no humillara más a Wong.
Luego de unos segundos, ambos de pie, separados, más calmos, Lee le pidió a Wong que convinieran no hablar nunca de ese combate, a lo que Wong asintió sin problemas.
Hay coincidencia en que Bruce admitió que Wong había sido su rival más duro, y que le propuso encontrarse para repetir la experiencia diez años más tarde, cosa que Wong aceptó.
Todos tomaron el hecho como un final honorable, y nadie discutió nada más hasta irse del lugar.

Las conclusiones

1. La pelea determinó el nacimiento del Jeet Kune Do.
Un hecho indiscutido es que esta pelea causó una conmoción en Lee. El mismo lo relató varias veces: se sintió frustrado por no haber podido definir la lucha rápidamente, y sintió que su Wing Chun no funcionaba bien en ese tipo de contienda. Eso hizo que estudiara cuidadosamente sus puntos débiles y modificara tu estilo, entrenamiento, estrategias. Fue el nacimiento del Jeet Kune Do.
Mal podría haber sido así si la pelea hubiera terminado en una indiscutible victoria.
2. El evento fue determinante en la vida de ambos luchadores.

¿Hubo un ganador? Yo preguntaría ¿importa mucho?bl1

1- La versión de Lee – que le contara inmediatamente a su amigo y alumno Leo Fong por teléfono – fue: apenas empezó el combate, lo tiré al piso, lo golpeé y le hize admitir que había perdido, lo tuvo que decir frente a todos los presentes. Otros testigos afirman que lo primero que les comentó Lee fue que “la pelea duró demasiado”.
2- Por su parte los testigos de Wong coincidieron en que no hubo un ganador, que la pelea fue un empate.

El encuentro en el café Jackson

Una semana después de la pelea – esto está corroborado por varios testigos – Bruce se apersonó en el café mientras Wong estaba trabajando. Hablando en cantonés, le explicó que “su intención había sido meramente publicitar su escuela – por el incidente en el teatro – y que nunca había querido que se interpretara como un desafío hacia nadie”. Que la pelea fue por culpa de los “calientacabezas de siempre” que habían hecho fuerza para enfrentarlos.
Bruce le dijo también que si alguien hubiera querido pelear con él, tendría que haber venido él mismo y no impulsar a Wong – que ni siquiera había estado en el teatro – para pelear.


Y no le faltaba razón: pensemos que ambos se conocieron el día mismo de la pelea…

Aquí hay que darle la derecha a Lee: él intentó congeniar con Wong. Pero Wong todavía no podía resolver el conflicto en su interior, por lo que no hubo ningún acuerdo.

El “conventillo”
Bien sabido es que las buenas noticias viajan a pie, pero las malas viajan en avión. Así fue que un tiempo después de la pelea, apareció un artículo en un periódico de espectáculos diciendo “Bruce pelea y sufre una pequeña lesión”.
El artículo fue publicado en un periódico de Hong Kong y su autor fue Liu Wenying. Recordemos que Bruce aún no había filmado ninguna de sus películas marciales, pero sí había trabajado en Hong Kong en innumerables películas por lo que era localmente considerado una estrella.
A partir de ese artículo se generó la idea de que la pelea había sido por el amor de la actriz que bailó con Lee en el teatro Sun Sing…recordemos que Lee estaba casado en ese momento, con su esposa embarazada.
Esto enfureció a Lee, quien no tuvo otra opción que contar su verdad. La única verdad en todo el artículo fue que ambos habían peleado!
El esclarecimiento – por parte de Lee – de la pelea fue lo que causó una enorme escalada de discusiones hasta el día de hoy.
Aparte de “quién ganó” estaba el diferendo sobre “quién desafió a quién”.

Un dato muy importante

Ninguno de nosotros debería siquiera atreverse a emitir opinión sobre esta pelea. Sucedió hace más de 50 años, yo personalmente tenía 4 años de edad en ese momento. Ninguno de nosotros estuvo allí…huelgan las palabras, no podemos emitir juicio.
Pero sí hay un par de detalles a tener en cuenta:
• Wong volvió a su casa con una sola lesión: la del ojo, causada por la anticipación de Lee antes de comenzar la pelea. No parece el estado de un “perdedor”.
• Lee probablemente no hubiera pedido que no se hablara de la pelea, si el resultado hubiese sido el que él deseaba o esperaba.
• Cuando Wong lo decidió – luego de tolerar que se lo desprestigiara con numerosas versiones que hablaban de su derrota – ofreció su versión en The Chinese Pacific Weekly, Enero 28 de 1965. En esa nota, Wong invita a Lee a que, si tuviera algún motivo de reclamo sobre su versión, acordaran un nuevo combate.

Bruce Lee nunca contestó.

bl4

Wong Jack Man hoy

 

 

Lo que acaban de leer es el relato más fidedigno posible de un evento que aconteció como dijimos antes, hace ya más de medio siglo. Todo lo que se pretenda “determinar”, es nos guste o no, meramente especulativo.
El mayor valor de estos acontecimientos, para mi, es cómo a partir de todo lo que sucedió podemos hacer nuestra propia lectura sobre la ética, la marcialidad, y las costumbres del Kung fu en una época en la que el mundo occidental apenas sabía que existía el Arte Marcial Chino.
El propósito de este escrito no es más que divulgar este episodio con la mayor cantidad de datos ciertos posibles, teniendo en cuenta que involucra nuestro linaje marcial, y a nada menos que Bruce Lee, el mayor astro del cine de artes marciales.

brucelee afiche

Bibliografía:
Mi agradecimiento y respeto a:
• Showdown in Oakland – the story behind Wong Jack Man – Bruce Lee fight, libro de Rick Wing, 2003.
• Bruce Lee toughest fight – por Michael Dorgan – Revista Official Karate, Julio 1980.
• Muchos aportes publicados en debate sobre el tema, por Sifu Robert Louie, alumno mayor del GM Wong Jack Man.
• Bruce Lee the man I only knew, por Linda Lee.
• Bruce Lee vs. Wong Jack Man: Fact, Fiction and the Birth of the Dragon, por Charles Russo, publicado en internet en Octubre del 2016
• Mucha información enviada en privado por mi querido y respetado colega, primo mayor, Sifu Robert Louie, discípulo del GM Wong Jack Man.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Entrevista en Radio Trending Topic

Haciendo click en el link podés escuchar y mirar la entrevista.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Bruce Lee Vs. Shaolin Norte

brucelee aficheEl 25 de Agosto de 2017 se estrenó en USA – estreno mundial – el film “Birth of the Dragon” (El nacimiento del dragón). El mismo es una ficción, pero está basada en un hecho real: la pelea a puerta cerrada, entre el astro Bruce Lee, y el Maestro de Kung Fu (Shaolin Norte) Wong Jack Man.

La mítica lucha entre estos dos maestros es uno de los episodios más controversiales de la era moderna del arte marcial chino. El hecho aconteció en 1964, y tuvo como escenarios el Barrio Chino de San Francisco (donde daba clases Wong) y Brodway Avenue, Oakland, donde Lee había establecido hacia poco tiempo su nuevo Kwon.

Ambos tenían en ese entonces 23 años de edad.

Si miramos algunas de las películas sobre la vida de Bruce Lee, notaremos que hay un hecho que se cuenta siempre, de muy distintas maneras. Se trata de la anécdota en la que un Maestro local (de San Francisco) reta a Bruce. Detalles más detalles menos, el retador es mostrado como alguien bastante brutal, y por supuesto, es quien se liga las piñas del pequeño Dragón. Casi siempre se enmarca dentro del reclamo de la comunidad china de San Francisco sobre Bruce Lee, porque éste aceptaba alumnos occidentales. A veces se lo muestra como un maestro de boxeo sureño.

Lo cierto es que esa escena de los filmes está inspirada en esta pelea entre Bruce Lee y Wong Jack Man, renombrado Maestro del estilo Shaolin Norte y Luohan, discípulo de Yim Sheung Mo y de Ma Kin Fung.

Como iremos viendo durante la nota, esta pelea impactaría de manera permanente sobre sus prácticas, sus carreras y sus vidas.

¿Es posible saber la verdad?

Cuando dos profesores luchan, siempre quedan dos historias bastante distintas circulando en el ambiente marcial.

Dependiendo de qué bando provenga, indefectiblemente, se presenta como ganador a uno, o al otro.

Salvando la distancia, a mí mismo me pasó en más de una oportunidad. Cierta vez un conocido colega vino a entrenar a mi instituto – allá por 1986 – y como “éramos tan jóvenes” no pudo ser de otra manera: terminamos haciendo combate. El combate fue por demás amistoso, y claramente fue bastante parejo.  Sin embargo, todavía hoy me llegan comentarios en los que dicho profesor manifestó haberme “llenado la cara de dedos”…

Como en la historia de los Ciegos y el Elefante, probablemente nadie estaría mintiendo, sino que  cada uno terminaría contando la misma escena desde su percepción, que siempre es parcial.

Desde ese episodio – y otros similares – decidí que nunca iba a dar por cierta ninguna historia sobre un combate.

Para escribir esta nota hice mis deberes. Tengo la suerte y el honor de tener muy fluido contacto con discípulos muy respetables de la línea de Wong Jack Man, mi tío marcial. Estos primos mayores me han dado sus puntos de vista generosamente. También he recurrido a otras fuentes que nombraré oportunamente. Quiero dejar bien claro que de ningún modo “me puse ninguna camiseta” más que la de alguien que busca divulgar o informar sobre un hecho.

Espero que esta lectura te sea tan interesante, como divertida y apasionante ha sido para mí.

wjm2

Wong Jack Man

San Francisco Chinatown.

Para los inicios de los años 60, la bahía de San Francisco albergaba ya poderosos exponentes del kung fu oriundos de Hong Kong y del Sur de China en su gran mayoría.

San Francisco tiene la historia marcial del Kung Fu más larga de Estados Unidos. Ya en los años 30, Lau Bun se estableció con su Hung Sing Choy Li Fat, y se convirtió en uno de los popes del arte – el otro fue T Y Wong, quien llegó diez años después, y ayudó a Lau Bun a mantener “limpio” el ambiente, controlando los excesos de los practicantes en los lugares públicos – bares, etc…

En 1964, las Escuelas principales de Kung Fu eran la de Lau Bun (estudio Wah Keung, o Hung Sing) que enseñaba Choy Li Fat; La Escuela Kin Mon del maestro Wong Tim Yuen que enseñaba Fut Gar.

TY Wong y Lau Bun

En Hong Kong, Bruce había vivido peleando en las terrazas entre colegas de distintas escuelas. En San Francisco, en cambio, el código de ética regía y no eran bien vistos los desafíos ni las peleas de egos.

Bruce Lee, realmente, comenzó con el pie izquierdo. Una de las primeras cosas que hizo fue ir al instituto de Lau Bun y decirles a todos que el wing chun era lo mejor. Lau Bun lo echó del kwon inmediatamente (muchos dicen que le pegó un cachetazo y le dijo que se fuera). Un tiempo más tarde, Bruce tuvo el atrevimiento de publicar pasajes en su libro, donde mostraba fotos de la Escuela de Lau Bun y de TY Wong, haciendo un movimiento y al lado, aparecía él mostrando que “el estilo evolucionado” era superior…estaba bien clara la intención de Bruce de presentarse como una opción superior.

Fue en ese momento de gran enojo cuando Wong Jack Man llegó a Estados Unidos. Wong, el primer “norteño” en el Barrio Chino dominado por estilos del Sur, comenzó a mostrar su arte, ganándose pronto el prestigio de ser considerado uno de los mejores maestros de la región.

Era fácilmente visible que Shaolin Norte y Wing Chun eran el Yin y el Yang correspondientemente. Como también era notoria la diferencia de carácter entre Wong y Bruce.

Bruce Lee era el expansivo, digamos arrogante, hiperactivo, de perfil alto, jamás contento con pasar desapercibido, verborrágico, eléctrico.

Wong por su parte, era todo lo opuesto: callado, sereno, de perfil bajo…un mozo de día, maestro de kung fu de noche…todo el mundo sabía de él lo esencial: que era un Sifu. En las reuniones y cenas, él era el que estaba escuchando.

Bruce Lee no creía en las tradiciones, mientras que Wong estaba orgulloso de ellas.

¿Criticado por enseñar a occidentales?

Una de las leyendas más populares sobre el pequeño Dragón es que la comunidad marcial china lo había “marcado” porque Bruce Lee aceptaba alumnos occidentales en su clase.

Eso es bastante difícil, al menos tal como está planteado. Ya en 1960 TY Wong tenía al menos dos alumnos americanos. Por su parte, tanto Lau Bun como sus alumnos instructores tenían alumnos que no eran chinos en sus clases.

De manera que este mito queda totalmente rebatido.

 

“Tigres sin dientes”

Bruce Lee desde que llegó, no paró de hacer un consciente y sistemático esfuerzo por puntualizar que “los estilos tradicionales no servían” y eran como “aprender a nadar sin agua”.  El definía su Escuela como “kung fu basado en principios científicos” y ponderaba la economía y contundencia.

El famoso Torneo de Long Beach donde Bruce realizó las demostraciones que están filmadas y que son tan difundidas fue un disparador. Según muchos presentes “simplemente se puso de pie y empezó a criticar a todo el mundo”. Aparentemente después de la performance, hacían cola para desafiarlo – o al menos lo deseaban. Si uno mira detenidamente los videos, puede notar sin ninguna duda, la naturaleza arrogante, el tono actuado, dramatizado, la manera en que “menosprecia” al otro…está todo ahí, solamente hay que saber mirar, y acordarse de que eso no era una película, que era la vida real.

El comienzo – en el Teatro Sun Sing

Ese día una importante actriz hacía su aparición en vivo, y se proyectaba una película suya. La actriz era Diana Chang, y la película se llamaba Pan Jin Lian.

brucelee diana chang

Bruce con Diana Chang

Durante un pasaje de la presentación de Diana Chang, ella quiso ofrecer un baile de Cha Cha Cha pidiendo a Bruce Lee que la acompañara. Así fue y Bruce pudo demostrar su habilidad con este tipo de baile, ya que había ganado campeonatos de Cha Cha Cha en Hong Kong.

Después de esto, Bruce se cambió y entró de nuevo al escenario para hacer una demostración de kung fu. Lo primero que mostró fue la forma Jeet Kune, que era una de las 10 formas de la Asociación Ching Woo. Lee había aprendido esta forma, Beng bu (Mantis) y Kung Li Chuan con el maestro Siu Hon San, quien era muy amigo de su padre.

Luego de ello, solicitó algún voluntario del público para mostrar su “golpe de una pulgada”. Subió un practicante de otra Escuela, y se le colocó un pad sobre el pecho. Por alguna razón, el golpe no lo movió demasiado, y esto causó varias reacciones del público, que le lanzaron colillas de cigarrillo y lo abuchearon.

Sin avisar, tiró un segundo golpe al voluntario quien esta vez salió volando por el aire. Este, levantándose del suelo, le dijo a Lee que “no era correcto haberlo atacado sin avisar”.

Risas y abucheos aumentaron, lo que puso furioso a Lee, quien – según algunos testigos – dijo que “él era mejor luchador que nadie en San Francisco”.

 

El desafío

Varios colegas y amigos de Wong le comentaron el hecho, y le dijeron que pensaban que él era la persona más apta para poner las cosas en su lugar.

La carta de desafío para Lee fue escrita por Bing Chan, otro colega de Chinatown.

A esta altura de los acontecimientos hay que recalcar dos cosas:

  • Las edades. Eran dos muchachos de 23 años, con algunos meses de diferencia. Ambos eran al mismo tiempo, exponentes y profesores de Kung Fu, pero seguían siendo muy jóvenes, y de hecho, en ese momento Wong era – en San Francisco – más famoso que Bruce, cuya fama vendría unos años más tarde.
  • El desafío surgió en realidad, de un acto fallido. Bruce cuando habló en público, no hizo un desafío formal. Pero quienes le contaron a Wong el hecho lo habían interpretado como un desafío por el tenor de sus declaraciones y su pretensión de ser el mejor. De modo se dio este error: para Bruce, la carta de Wong fue el inicio, el desafío, porque él no sentía que hubiera desafiado a nadie. Sin embargo, Wong estaba simplemente contestando al desafío de Bruce.

La carta fue cuidadosamente escrita, preguntando a Bruce Lee si todavía seguía pensando lo que había dicho, e invitándolo a discutir el tema.

La carta fue entregada en mano a Bruce por el Maestro David Chin, un famoso Sifu del estilo sureño Hop Gar. Lee no se sintió muy a gusto al leerla, pero aceptó el desafío.

La Pelea

Ese día como siempre, Sifu Wong terminaba su turno como mozo en el café Jackson de Chinatown. En ese mismo café donde David Chin, Bin Chang y Ronald Woo se habían reunido para la confección de la carta.

David Chin manejó el auto – un Pontiac Tempest modelo 63 – que llevó Wong y a un amigo llamado “GongTao” Keung, y otros tres acompañantes, a Oakland. En el auto faltaban algunos que le habían dicho a Wong que lo iban a “bancar”.

En otro auto viajarían también Bill Chen y dos amigos que querían ver la pelea.

El estudio de Bruce Lee estaba en un primer piso al frente. A las 18 hs el grupo llegó a la puerta del Estudio….

(Continuaremos en la próxima entrega….paciencia)

(Nota extraída del libro “Tigre y Dragón” de próxima publicación)

Bibliografía:

Mi agradecimiento y respeto a:

  • Showdown in Oakland – the story behind Wong Jack Man – Bruce Lee fight, libro de Rick Wing, 2003.
  • Bruce Lee toughest fight – por Michael Dorgan – Revista Official Karate, Julio 1980.
  • Muchos aportes publicados en debate sobre el tema, por Sifu Robert Louie, alumno mayor del GM Wong Jack Man.
  • Bruce Lee the man I only knew, por Linda Lee.
  • Bruce Lee vs. Wong Jack Man: Fact, Fiction and the Birth of the Dragon, por Charles Russo, publicado en internet en Octubre del 2016
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Shaolin Norteño: Algunos datos sobre el Nombre correcto de nuestro Estilo.

Todos los practicantes del estilo que merece este escrito, sabemos lo que estamos diciendo cuando mencionamos Shaolin Norte o Shaolin Norteño: Estamos – por supuesto – hablando del estilo proveniente del templo Shaolin, aprendido por Gu Ru Zhang (Ku Yu Cheung) y transmitido a Yim Sheung Mo, Chan Kowk Wai hasta nuestras generaciones en occidente.
Ku Yu Cheung, sus dos discípulos Yim Sheung Mo y Lung Chi Cheung, y Chan Kowk Wai
Pero al mismo tiempo, el término Shaolin Norte es muy amplio, tanto que se suele llamar a muchas Escuelas de boxeo del norte con ese nombre:  Shaolin Norteño.
De ahí que sea pertinente clarificar cuál es exactamente el nombre de nuestro Estilo y por qué.
Nos referiremos a partir de Yim Sheung Mo, ya que es la fuente que podemos rastrear.
El nombre oficial del estilo en tiempos de Yim Sheung Mo era Shaolin Bei Pai Shaolin Men – 少 林 北 派 少 林 門. Esto se traduce como: “División (escuela) Clan o Estilo Shaolin Norte de Shaolin”. La confección de esta definición nos puede sonar un tanto extraña, pero no olvidemos que es un texto chino, y que se entiende dentro de sus reglas, por lo que su significado exacto puede resultar difícil de interpretar para quien no maneja bien el mismo.
Por ejemplo cuando se dice Estilo Hung Quan de Shaolin se dice “Shaolin Hung Quan”. Siempre se antepone Shaolin y luego se pone el nombre del estilo, y es exactamente lo que se hace en el caso de nuestro Estilo: (en nuestro caso el nombre de la división o estilo es 北派少林門 – Bei Pai Shaolin Men, División Escuela Shaolin del Norte.
Alrededor de los años 60, asumiendo que todos los que hablaban del estilo

eran de la familia, se cambió a 少 林 北 少 林 門 (Shaolin Bei Shaolin Men) o sea fue quitado el término “clan” o “familia”.

Quien habla bien el idioma chino comprende que no es lo mismo decir shaolin norte que decir división Shaolin Norte de la Escuela Shaolin. Por lo que poco a poco el término se fue simplificando, migrando hacia 北 少 林 門 (Bei Shaolin Men) o simplemente 北 少 林 (Bei Shaolin).
De ahí que cuando se habla de Shaolin Norte la gente suele pensar escuela del norte y no exactamente nuestra Escuela.
Eso unido al hecho de que todos los maestros cantoneses que migraron a USA y Sud América conocían muy poco nuestros idiomas y por lo tanto explicaban términos, conceptos e ideas con las palabras que podían, conformándose así una jerga muy nuestra que a veces coincide, y otras no, con las normas clásicas del estilo.
Mi Maestro Chan Kowk Wai siempre habló “Shaolin Norte” para referirse a nuestro Estilo, ya que con su portugués inicial, entendió que con esas tres palabras podía explicar fielmente el concepto. Y habida cuenta de que lo importante no es ni la etiqueta ni el envase…las cosas siguieron así hasta que el término “Shaolin Norte” se convirtió en el nombre identificatorio de nuestro Estilo y aún más, de nuestra Escuela.
El Linaje de Lung Chi Chueung
Shaolin norte es un gran árbol, con muchas ramas. La nuestra es una de ellas, probablemente la que tiene más practicantes. Pero hay otra rama muy importante que viene de otro discípulo de Ku Yu Cheung, llamado Lung Chi Cheung.
dragon6
Lung Chi Cheung – 龍子祥
En esta rama del estilo, el mísmo se denomina Bei Shaolin Men (Bak Siulam Mun) o sea “División Shaolin del Norte”.
dragon2
Conclusión
Como escribiera Shakesperare….“qué es un nombre….aquello que llamamos una rosa, aunque tuviera otro nombre, seguiría oliendo tan dulce”… Esta nota simplemente pretende agregar un poco de información, habida cuenta de que estamos hablando meramente de cómo los continuadores denominaban nuestro estilo. Pero acaso esta información podrá ser útil para quienes gustan de la teoría.
Así que nosotros seguiremos hablando de Shaolin Norte, sabiendo que estamos hablando de la Rama Shaolin Norte del boxeo Shaolin (Shaolin Bei Pai shaolin Men), nombre completo y original del Estilo (División) que estamos aprendiendo, entrenando y también estudiando.
Horacio Di Renzo
dragon
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Maestro y Alumno

eduardo

La foto que publico en este post fue sacada por Cicero Montero, un alumno de la Academia, la semana pasada durante el 11 Festival Shaolin Norte – máximo evento de nuestra Escuela – en Sao Paulo, Brasil.

En ella, detrás de los trofeos, están juntos mi Sifu, Chan Kowk Wai, y su alumno Eduardo Ying.

Apenas vi esta foto en Facebook, me corrió una emoción que me instó inmediatamente a escribir esto que estoy compartiendo con ustedes. Como de costumbre, una mera reflexión personal.

Mi Sifu tiene hoy 83 años de edad. Eduardo, más de 70. Y esta foto adquirirá especial significado y valor, si les cuento que Eduardo es el alumno más antiguo del Maestro que aún está practicando.

Alumno de por vida

Conocí a Eduardo hace algunos años. Era domingo, y Sifu me llamó para presentármelo.

– Horacio, este es mi alumno más antíguo – me dijo, y quedó clarísimo cuánto valoraba esa posición en esta persona.

– El más antíguo que aún entrena – me aclara Eduardo de inmediato, con una sonrisa que nunca desapareció hasta el día de hoy – yo volví a entrenar hace unos meses.

Luego de ese día, Eduardo nunca dejó de practicar. Sabía que a su edad, el Kung Fu era un tesoro que representaba para él la posibilidad de disfrutar mucho más de su vida.

Así que en los sucesivos viajes nos hicimos bastante amigos. Mi respeto fue inmediato, mi admiración automática, sabiendo que Eduardo había comenzado a entrenar hacía más de 45 años. Ingeniero, muy trabajador, tuvo épocas de mucha práctica y también momentos de pausa.

Ahora que había vuelto, su objetivo era entrenar, estudiar y comprender lo mejor posible las artes marciales internas: especialmente Tai Chi Chuan, y Pa Kua Chang.

Compromiso de Maestro, Compromiso de Alumno

Cierta vez nos habíamos juntado a almorzar. Era sábado. Mientras esperábamos al Maestro en el hall de un lindo restaurant del Barrio Oriental de Liberdade, Eduardo nos contó a Elsa y a mí una anécdota que relato a continuación.

“En un momento que yo no estaba entrenando hacía tiempo por mis ocupaciones, me puse bastante mal de salud. En una salida en Liberdade, me encontré un día de casualidad con Mestre. Cuando me saludó y me vió, de inmediato me advirtió que tenía que entrenar para mejorar mi salud.

– Qué tengo que practicar profesor – le pregunté.

– Tai Chi! – me contestó Mestre sin dudar – veinte minutos por día.

“Así que le hice caso” continúa Eduardo “y practiqué diariamente esos veinte minutos. Al tiempo comencé a sentir una importante mejoría.

Pasó un año, y volví a encontrarme con Mestre, ya mejorado. Me preguntó

– ¿Está practicando Tai chi? cuanto tiempo?

– Media hora

-Nooo, mejor 45 minutos. – contestó Sifu.

“Por supuesto que fue lo que hice. Al poco tiempo sentí la diferencia en salud, de practicar media hora a 45 minutos. Resumiendo…esto volvió a pasar un tiempo después. Mestre me preguntó cuánto tiempo estaba practicando, le dije, y me contestó “nooo, practique una hora todos los días”.

“A partir de la práctica de una hora todos los días, mi salud dió un vuelco y mejoré sensiblemente. Supe entonces que tenía que volver a entrenar en el Kwon de mi profesor.”

Así fue cómo Eduardo volvió, y jamás abandonó.

Pero el relato guarda muchos mensajes:

El primero es el enorme compromiso del Maestro, preocupado siempre por su alumno.

El segundo es la obediencia respetuosa de la recomendación, demostración de que ni Sifu había dejado de ser su maestro, ni Eduardo había dejado de ser su alumno.

Cada alumno suma lo mejor de sí a la Escuela.

Eduardo volvió. Entrenó. Mejoró. Hoy, cuando voy lo escucho con atención, y si tiene algo que corregirme, tomo respetuosa nota de sus indicaciones.

Eduardo volvió, y fue, junto con Marcos Ayuso, otro alumno muy valioso – si bien todos lo somos – fueron ellos digo, piezas fundamentales para plasmar el libro que se publicó sobre Tai Chi Chuan, hoy un tesoro para nuestra Escuela.

Ellos brindaron lo mejor de sí. Eduardo ayudó a traducir los clásicos, e interpretar culturalmente al Maestro. Marcos colaboró con la calidad del portugués y la elocuencia en los textos, para poder plasmar y cristalizar el enorme aporte de nuestro Maestro, dejando documentado nuestro Tai Chi Chuan para nosotros y la comunidad marcial entera.

En estos tiempos de Maestros instantáneos, de alumnos inconsistentes, que dejan una Escuela por los motivos más banales … alumnos como Eduardo y tantos otros nos marcan el camino a seguir, con su ejemplo.

 

2015-03-28-19-56-09

28 de Marzo de 2015, a las 21 hs. Un momento excepcional, muchos alumnos, muchos años, junto a nuestro Sifu. Yo en esta foto, soy apenas el más nuevito.

Vaya mi respeto y admiración a Sifu por haber logrado motivar a alumnos durante toda una vida. A Eduardo, y a todos los hermanos de la Academia, especialmente para todos los que han crecido, criado canas, perdido pelo…pero jamás dejaron de sentirse parte de esta familia.

 

Horacio Di Renzo

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Mi trabajo, mi pasión, mi vida…a los trabajadores de las Artes Marciales

DSCF0263_cr
La anécdota es tan generalizada que dudo que haya un solo profe de artes marciales al que no le haya pasado:
– Y vos que hacés?
– Enseño Artes Marciales.
– Ah que lindo ¿y de qué trabajás?
¿¿¿…???
Quien escribe esta nota está tomándose un mate, un domingo a las 12.40 del mediodía. Y esta nota la escribe como una parte más de la difusión.
Por cada hora de clase que he dado, he pasado dos o tres más estudiando, entrenando o escribiendo, dirigiendo mi Escuela, contestando mensajes, atendiendo interesados, y un largo catálogo de “etcéteras”…
Esto también es parte de mi trabajo.
El profesor de artes marciales, algún día comenzó a pensar que podía convertir esta pasión inevitable, poderosa, en una herramienta. Una manera de difundir, de ayudar a mucha gente a cumplir su sueño de aprender mientras se fortalece, mientras mejora su salud y condición física, mientras aprende poderosas armas para combatir el stress, la vacuidad interior, y también obviamente para defenderse de alguna posible agresión. Decide entonces comenzar a enseñar su arte a otros.
Pocas veces los alumnos o los “de afuera” toman consciencia del enorme sacrificio que eso implica:
1) Seguir aprendiendo sin pausa toda la vida, con su maestro o estudiando por su cuenta lo que ha aprendido.
2) Mantener lo más alto posible el standard de su habilidad y conocimiento.
3) Pasar días, meses o años buscando el alumnado que le permita seguir enseñando sin que ello signifique un perjuicio en su calidad de vida.
El profesor de artes marciales descubre más tarde o más temprano, que si consigue hacer de esta actividad un trabajo profesional, puede ser mejor practicante y mejor profesor para todos.
Deberá sortear la idiosincracia general que ve bien que un verdulero cobre por una manzana, pero que ve mal a un sifu que cobre una clase. “Las artes marciales no son un comercio” dicen, pero necesitan salones, vestuarios, horarios cómodos y un profesor siempre dispuesto.
Gracias a Dios los tiempos van cambiando y la gente va entendiendo, pero como profesor con 41 años en esto, debo admitir que me encontré en innumerables ocasiones, lidiando con la mirada desaprobadora de personas que pretendían que les enseñe gratis o a precios imposibles. Siempre con paciencia, me esforcé en hacerles entender que eso era algo que no podía exigirse.
Yo también enseño gratis, como lo hacemos todos. Lo hago con todos mis alumnos que eventualmente tienen un problema para pagar. No miro el reloj a la hora de dar una clase, siempre enseño más horas y nunca menos. Y es lo que hacemos una inmensa cantidad de profesores que amamos estas disciplinas y queremos llegar a la mayor cantidad de gente posible.
¿Para qué? para compartir con los demás las inmensas bondades de las artes marciales.
Una vez una amiga me contó una historia. Había viajado a Japón para visitar a un Maestro Budista. Cuando logró su objetivo le preguntó a este Maestro :
– ¿Qué es lo que espera de nosotros?
A lo que el Maestro respondió:
– Dos cosas: (1) busquen ser felices (2) compartan esa felicidad con sus semejantes.
¡Pavada de enseñanza!
Yo admito sin dudarlo, que soy tremendamente feliz haciendo artes marciales. Mi vida tiene muchos matices como las de usted, pero una importante parte de mi felicidad radica en haber recorrido y estar caminando este territorio marcial que he elegido para mí.
Y me encantaría que una parte de esa felicidad pueda entrar en la vida de otras personas. Por eso – y no por otra cosa – enseño mi arte con mis bondades y con mis defectos, como todo el mundo, pero con mucho amor, mucha pasión.
Y tengo la suerte de conocer muchos profesores que sienten exactamente lo mismo que yo.
Por eso, hoy, 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, levanto mi mate y digo “SALUD PROFES” a todos mis queridos colegas de las Artes Marciales.
Salud Profes! a no aflojar!
Horacio Di Renzo
Publicado en Uncategorized | 4 comentarios